Bien servida:

Eran un par de glúteos bien ajustados

la carnada.

Y solo quedaste tú

entre tanto mar de principiante.

Solo lo supe al final,

 cuando me desnudé

y me salieron alas.

Intercambio de costillas:

Guárdame un lugar allí, a tu lado,

como Adán el costado le ha ofrecido a Eva,

No por débil plebeya carente de estoicismo

sino en frutal abismo

cuando Eva fue golpeada,

 Adán y enamorada

 se intercambian lo mismo.

PAZ

Olvidemos canciones de guerra

y esos himnos de desmembramiento

afilemos la paz de este mundo

y encentrémosla en el pensamiento.

No crezcamos con ansias heroicas

que sumergan al niño que fuimos

en batallas se dicen estoicas

entre brazos con sangre e intestinos.

Conversemos honrando al amor,

ese que hace a los pueblos crecer

y saquemos de nuestra ilusión

los anillos que otorga el poder.

Algún día la historia sabrá

que en el lecho donde hemos perdido

encontramos la fe y el amor

y abonamos un mundo de amigos.

Sin poner a llorar a las madres,

ni dejar la conciencia atorada

en un soplo de polvo de hueso

entre guerras que no dicen nada.

UDU

Ahora cuando te liberes, me conocerás

y emplearemos fibras y destino

nos subiremos juntos al camino en ruletas y cabras y camellos

usaremos la alfombra de Aladino

y pediremos deseos al oído,

comeré de tu cuerpo,

de tu ombligo,

tomarás de la luz de mis entrañas,

volveremos al mundo sin patrañas

después de que el cielo nos despida,

y hablaremos de cosas de la vida,

como el bigote café sobre tu boca

y mi cicatriz de niña loca

y todos los encuentros que tuvimos,

de tu barba primero como un sino,

justo en ese momento inesperado,

de mi amor en revuelo exorcizado,

de tus dudas gotendo

con ternura

de los pasos que dimos

con premura

cuando los corazones se encontraron.

Sacando los clavos

Por dentro y por fuera la dignidad lleva mi nombre

¡y tengo banderas que han esperado tanto!

aprieto la tierra, camino en asfalto y corro donde sé que hay nubes por vereda.

Y necesitaba encontrarme, acudir a mi fuerza y liberarme

no dejar que me dieran tratamientos cobardes y respetar mi mundo como se respeta

la GRACIA de la VIDA,

la bendición del Sol, el agua que nos mina, la pasión que se nota

desde que somos genes, respetar al valiente, ignorar al idiota, perdonar al cobarde

que

solo ofrece cruz

pero nunca dejarnos mancillar con alardes de “buena voluntad” en

tiempos de Jesús.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora