Diálogo interno de una mujer en cuarentena

Dejo lo melifluo

Y me apego alcoholizada a machacar lo brioso,

Persuadida a recobrar las plazas y los agros,

La suavidad alegre de los tomates, la ductilidad del arroz disperso a mis toques,

El olor libertino de la tierra roja.

Ladrando lenta sobre la apócrifa realidad

Me invade el deseo de una mordida.

Y quién soy yo para volverme displicente en estos tiempos de avenirse.

Me receto, sí, me receto una temporada de satisfacción y que corra la sangre con libertinaje.

Buendía amor

El deseo se coteja repulsivo, sosegado,

con el rabo entre las piernas.

Suelta la gorra sobre la mesa y salpica las cenizas en la hoguera.

———————–SE SIENTA—————————

Le permite a sus dedos un frenesí delicado,

un triste chasquido sobre la mueca de la decepción

y se deja enmascarar por un burujón de pétalos blancos.

Emulsionan sus zapatos sobre el suelo solitario y agorero,

Jironado duerme.

Casquivano y Casta castañean

Andaba perdido Casquivano por tanta cerveza y mujer,

ni el carro le daba la mano, ni supo la marca a placer.

Supuso que la vida era una juerga con todos los colores ya corridos,

Mostrándole las piernas bien abiertas y el cuerpo destemplado y carcomido.

La Casta por su parte se aburría, el soplo de su vida era un papel,

a veces le ponía poesía y a veces se dormía sin comer.

Un día sin saber cómo, ni cuándo se hizo en sus destinos la liaison,

Benditos esos senderos convocados a unir dos esperpentos al amor.

Ella en su corazón ya lo tenía, él siempre había soñado a su tambor,

Y dicen unas bocas que los vieron que Cúpido en sus artes de esmeró.

Llévatelo viento de agua

Pequeña cartuja nos ha caído en el ojo,

en el ojo que todo lo puede, cartuja de cenizas y pinceles,

cartuja de lágrimas y abrojos.

Se lamentan las pequeñas ventanillas que son sombras bien acicateadas,

Me pregunto qué calculan tan calmadas, cuando están así, yo soy cobarde,

Me retraigo un poco, visto afable y compruebo ropas y camino,

Mis siniestras pueden mi destino cuando hablan, yo soy vulnerable.

.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora